Octubre: gastronomía y cultura

La gastronomía forma parte de la cultura del territorio.

 

Des de mi punto de vista,  la gastronomía es parte de la cultura de nuestro país. Si tenemos que celebrar algún evento siempre lo hacemos alrededor de una mesa. Sea una gran celebración o una pequeña conquista. Ponemos la mejor vajilla, los manteles de los días de  fiesta o simplemente una buena brasa a la barbacoa …. Sea como sea, somos gente que disfrutamos de una buena comida. Y nos encanta encontrar la calidad en el plato y el sabor en la boca.

 

Membrillos, calabaza, nueces y castañas.

 

Eso si, en cada época sus productos. Así aseguramos que los alimentos son de buena calidad y que el producto ha sido creado y comercializado en su momento óptimo. Y si es un producto de proximidad, ¡ mejor que mejor! Contribuyendo a generar menos impacto ambiental con la reducción de kilometraje durante su transporte. Y además, y muy importante, ayudamos a la gente del territorio. Ya sean productores de frutas, verduras, aceite … o carne, como nosotros, con nuestros corderos y terneros. La mayoría de productores somos pequeñas explotaciones familiares, que creemos en una forma de hacer concreta que ofrezca un producto de calidad a nuestros consumidores y que nos gusta aportar vida en el territorio.

 

Comprando producto de proximidad, ayudamos al territorio.

 

Setas, membrillos … y a cocinar.

Durante el otoño, hay muchos productos de temporada. Algunos de ellos, muy conocidos y otros no tanto. Quizás el producto estrella, es la seta. ¿Como, no? Somos muchos los que una vez despedido el verano, ansiamos ver despuntar el día y calzarnos las botas para salir a buscar setas. Es encontrar una y no poder levantar la cabeza del suelo durante horas … claro que entonces la faena sigue en la cocina, pero una vez en el plato, el trabajo ha valido la pena. De todos modos, este año, de momento no ha sido una temporada de setas muy buena, pues el verano ha sido muy seco y por tanto, han sido pocas ls setas que hemos encontrado. Pero no se puede perder la esperanza, posiblemente las lluvias de estos últimos días harán salir nuevas.

Aprovecho, para recordaros, que cuando se va al bosque, hay que respetarlo. No sólo la vegetación y evitar abandonar allí basura, también es muy importante que si encuentra cercado de ganado lo dejéis como está, y que si hay ganado pastando no se le moleste. Tampoco hay que aparcar los coches en medio de caminos y menos en medio de los campos, pues están cultivados de comida para el ganado.

 

Setas de temporada

 

Otro alimento diez, para mi, son los membrillos. Me tienen el corazón robado … aquella cáscara ligeramente aterciopelada, ese olor dulce …. pero no hago confitura de ellos, no, no, no…con ellos hago “all i oli”. Si, tal como lo oís, “all i oli” de membrillo. Es una receta típica de poblaciones de montaña. La receta, siempre parte de la misma base claro que cada casa hace alguna variación; hay quien pone huevo, hay quien pone un trozo de pan seco mojado con moscatel …. pero en definitiva, la base es ajo, aceite y membrillos. Normalmente se come untado en una rebanada de pan tostado o con carne cocida a la brasa. La combinación del dulce de esta fruta y la intensidad del ajo es deliciosa. Vaya, una delicia que os animo a probar si se os presenta esta oportunidad.

 

All i oli de membrillo

El “alli i oli” de membrillo, una receta deliciosa.

 

Antes de la “castañada”, toca ir a feria.

Y ahora que se acerca la “castañada”, está claro cuál es el producto estrella. La castaña! Y la calabaza la invitada indiscutible de todas las casas donde se celebra el Halloween y que más allá de comérsela, como bien sabéis, la idea es recortarla dibujando una cara y encendiendo una vela en su interior .

 

Pero en el Valle de Lord, las calabazas son especialmente importantes para la Feria dels “Ous d’Euga” ( traducido seria huevos de yegua) que tiene lugar este fin de semana en St. Llorenç de Morunys. Y es que los “Ous d’Euga”, son, ni más ni menos que ¡calabazas! Jacint Verdaguer les llamó así en su leyenda de los “Tres Sabios Prudentes de los Piteus”, donde unos hosteleros enredan los Sabios Piteus diciéndoles que lo gordo y naranja que por primera vez ven, es un “ou d’Euga”, en vez de una calabaza ; qué malos estos hosteleros …

 

“Tres Sabios Prudentes de los Piteus”

 

Es de esta leyenda tan arraigada en el valle, porque “Piteus”, es el gentilicio de los habitantes de Sant Llorenç de Morunys, de donde surge esta feria de otoño donde la calabaza es la protagonista y en la que se organizan varios actos en relación a este alimento.

 

Los “ous d’euga”, son las calabazas.

 

Ya veis que el abanico es amplio. Y es que tenemos una cultura gastronómica de ¡cinco estrellas! Y un territorio con unos productos buenísimos. Porque más allá de los que he comentado, en el valle también encontraréis; conservas, quesos, manzanas de montaña … y mucho más.

 

Si venís  a Cal Calot vais a encontrar  un territorio con cultura y gastronomía propia, que vale la pena explorar.