PEQUEÑA EXCURSIÓN: No todos los hornos, son de pan.

Si sois de los que os da pereza calzaros  las botas y hacer una larga caminata montaña arriba, os animo a hacer este pequeño paseo. Es ideal para estirar las piernas en aquellas horas del día que pasan lentas. Apta para todas las edades. Cuando lleguéis a destino, conoceréis un poco más de historia de esta tierra, y descubriréis unos de los antiguos hornos de yeso que hay esparcidos por el valle.

Estos hornos, datan de los siglos XVII-XIX  Veréis que se pueden observar cuatro. Bueno, lo que queda de ellos, porqué con su abandono y el paso del tiempo, ya queda muy poco  de su edificación, pero os podréis hacer una idea de cómo eran y quizás encontrar alguna piedra de yeso perdida entre la vegetación.

 

 

Además, la pequeña excursión os habrá ofrecido unas vistas del valle fantásticas; el pantano de la Llosa del Cavall al fondo, el campanario del Santuario de Lord asomándose entre montañas, el Mirador del Codó reposando imponente, la Sierra del Port del Comte protegiendo el valle, una panorámica de Sant Llorenç de Morunys …

 

Llegar a ellos es muy fácil. Desde la casa, simplemente debéis tomar la pista forestal, que da acceso a la carretera. Recorridos unos 900m (10 minutos aprox.), encontraréis un indicador a mano izquierda señalizando la ubicación de los hornos, a los que se llega siguiendo un sendero. Pocos metros después de coger este sendero, sale otro a mano izquierda, que os llevará directamente a uno de los hornos. Quizás el que se conserva en mejor estado. Volviendo al sendero principal, después de 2 o 3 minutos de paseo, llegaréis al Torrente de la Barata, justo allí se encuentra otro de los hornos. Además podréis aprovechar parar refrescaros en las aguas del torrente. Os he indicado como llegar a dos de los cuatro hornos, ¿verdad? ¿ dónde se encuentran los otros dos? ….ah…os animo a que seáis un poco aventureros y los encontréis vosotros mismos!

 

ANTIGUAMENTE:

Aquí en el valle y especialmente el municipio de Guixers, ha habido estas pequeñas explotaciones de yacimientos de yeso desde la Edad Media. De hecho, de ahí proviene el nombre de este municipio, ya que yeso en catalán se llama “guix”.

Este yeso, se utilizaba para hacer paredes, tabiques, barandillas, elementos decorativos …. los artesanos que  trabajaban con este material, habían adquirido una gran variedad de técnicas de trabajo.

 

Actualmente, todavía hay viviendas del valle, así como edificaciones públicas y religiosas, en las que aún lucen elementos decorativos hechos de este material y con cientos de años de historia.

 

¿QUERÉIS SABER MÁS?

Si deseáis saber más cosas de estos antiguos hornos y su uso en la historia del valle, os recomiendo que visitéis el Centro de interpretación del Valle. Se encuentra en Sant Llorenç de Morunys y entre otras cosas, podréis ver algunos elementos decorativos hechos de este yeso y con la destreza de los antiguos artesanos que lo trabajaron.